Loader

El control parental

control-parental-blog-portada-aselcom

Los más pequeños empiezan cada vez más pronto a usar las nuevas tecnologías y más tras el auge que han tenido todas ellas en el año 2020. Por eso es indispensable el control parental.

El contacto con estas nuevas tecnologías es cada vez mayor, incluso muchos niños pequeños tienen ya su propio smartphone y saben usarlo a la perfección.

Esto les permite acceder a todos los contenidos de internet de manera ilimitada lo cual preocupa a muchos padres y madres. Los más pequeños están tan acostumbrados a estas nuevas tecnologías que muchas veces son ellos los que enseñan a sus padres cómo usarlas.

Sin duda esto tiene numerosas ventajas para ellos, en internet pueden aprender muchas cosas y hay contenidos que les sirven de gran ayuda, pero no hay que olvidar que también acechan muchos peligros.

Contenidos como la violencia, pornografía, comportamientos de ciberbullying, sexting, son algunos de los que más preocupan a los padres, ya que sus hijos pueden contactar con cualquier tipo de persona en internet.

A medida que han ido surgiendo todos estos avances también han surgido nuevas medidas de seguridad y control en la red.

Es el caso del conocido como control parental, que permite a madres y padres supervisar y limitar los contenidos a los que sus hijos pueden acceder.

redes-sociales-control-parental-blog-aselcom

¿Qué es y para qué sirve el control parental?

El control parental es una herramienta que permite a madres y padres vigilar y/o restringir los contenidos a los que acceden sus hijos en internet o en distintas plataformas.

Esta herramienta puede ser utilizada en todo tipo de dispositivos como televisores, ordenadores, tablets y dispositivos móviles.

Otra de sus funciones es la de limitar el tiempo que invierten los niños navegando por internet o utilizando un dispositivo en concreto.

A rasgos generales se pueden mencionar las utilidades principales:

-Saber los gustos de los niños gracias al historial de las páginas web que visitan y saber toda la actividad que llevan a cabo en la red.

Limitar a las personas con las que pueden entrar en contacto para evitar que sufran acoso, ciberbullying o sexting. Es una manera de asegurarse también que las personas o usuarios con los que entran en contacto no son perfiles falsos o inexistentes.

-Evitar que visiten páginas que fomenten la violencia, el racismo o conductas que se consideren peligrosas o inapropiadas.

Reducir el tiempo que pasan pegados a las pantallas o establecer diferentes horarios de uso y seleccionar qué redes sociales van a poder usar y cuáles no.

Control remoto al dispositivo que esté utilizando, de esta manera la madre o el padre podrá ver en tiempo real lo que su hijo o hija está haciendo y viendo.

No permitir que compartan información de carácter personal o den datos innecesarios, por ejemplo, los que se dan cuando se rellenan cuestionarios.

-Algunas de las herramientas de control parental dan la opción de generar unos informes de actividad que se mandan de forma periódica para saber con exactitud la actividad de los niños.

-Si nos centramos en los dispositivos móviles, una de las opciones que ofrece el control parental es la de elegir qué números de teléfono pueden contactar con el número de teléfono de los más pequeños de la casa. Los números que no queramos que entren en contacto se pueden bloquear.

-Relacionado también con los dispositivos móviles, existe la opción de geolocalización que permite saber dónde está el niño y si sale de casa con el móvil o sin él.

familia-control-praental-blog-aselcom
Tipos de controles parentales

Hay distintas maneras o tipos de control parental que se pueden utilizar y para elegir el que mejor se adapta hay que tener en cuenta la edad del niño y de las habilidades digitales que tengan sus padres.

Vamos a hablarte sobre 6 tipos de control parental.

1. A través del router de casa: cualquier dispositivo que utilice internet a través de ese router, a través del cable o vía wifi, tendrá todas las restricciones que previamente se hayan registrado en el router.

Todas las funciones de las que hemos hablado antes pueden registrarse en el router y así limitar todo lo que deseemos.

Similar a esta opción también existe la posibilidad de hacerlo a través de servidores DNS, aunque si tus conocimientos sobre tecnología no son muy amplios tal vez no sea la mejor opción

2. Control parental directamente en el dispositivo: ahora casi todos los dispositivos traen incorporada la opción de control parental incluso algunos juguetes lo incorporan.

Es la forma de control parental más típica y frecuente con la que nos podemos encontrar. En todos los dispositivos de Windows y Apple podemos encontrarla.

3. En el software del dispositivo: son los programas clásicos que se pagan e instalan fácilmente en cualquier dispositivo, generalmente en los ordenadores.

Con estos programas se pueden bloquear páginas webs, restringir accesos y controlar la actividad en todas las páginas webs que se visiten desde ese dispositivo.

4. A través de los navegadores: con la opción de filtrar página webs que nos ofrecen todos los navegadores se puede elegir las webs que se visiten desde ese dispositivo y las que no.

Se puede restringir directamente la página completa o filtrar por palabras como “sexo”, “racismo”, “drogas” y así, las webs que contengan este tipo de contenido, quedarán bloqueadas.

5. Apps concretas para dispositivos: todas ellas son muy sencillas de instalar y de utilizar, además de que la mayoría son gratuitas.

Ya que los niños se conectan cada vez más a internet a través de tablets y móviles, esta opción puede ser una de las mejores que hemos mencionado.

Aparte de bloquear ciertos contenidos, también permiten limitar el tiempo que se utiliza cada aplicación que se tenga instalada.

6. Navegadores infantiles

¿Cuándo empieza a ser útil?

Desde que los más pequeños comienzan a usar aparatos tecnológicos y a navegar por internet por su cuenta está recomendado el control parental.

Por debajo de los 10 años, la mayoría de los niños no tienen conciencia tecnológica y no saben realmente los peligros que acechan por la red.

Cuando comienzan a usar aparatos tecnológicos lo mejor es empezar por controlar el tiempo de uso. Se puede hacer mediante las aplicaciones que ya hemos mencionado o controlarlo uno mismo.

Otra opción es poner un horario, por ejemplo, de 8 a 9 de la tarde, donde puedan navegar por internet, jugar a juegos online o ver series y películas en alguna plataforma.

Cuando son más mayores y hacen uso de las redes sociales, lo mejor es restringir ciertas páginas o filtrarlas por las palabras que pueden contener.

Monitorizar los dispositivos también es una buena opción a medida que van creciendo.

Si te preocupa el contenido al que acceden tus hijos, ahora ya conoces el control parental y cómo emplearlo.

Aunque es una opción que se puede tener presente, una buena educación tecnológica y sobre el correcto uso de internet y las redes sociales, es fundamental en escuelas y en el ámbito familiar.

Comentarios

comentarios

Back To Top