Loader

Internet cuántico

intenet-cuantico-aselcom-portada-blog

La irrupción de Internet en nuestras vidas ha provocado un cambio radical en muchos sentidos, tanto en lo referente a lo personal, como a lo profesional o empresarial. Su siguiente paso es internet cuántico.

Nuevos servicios han surgido a raíz de esta nueva forma de informarse, comunicarse o trabajar como ejemplos. Por eso se pretende mejorar en muchos aspectos, ya que, a día de hoy, muchos servicios se verían afectados, de múltiples maneras.

Con la aparición del IOT (internet de las cosas), el uso de la red de redes se ha intensificado, sobre todo en su forma inalámbrica. Así que internet está cada vez más presente en cada uno de los actos y situaciones cotidianas de nuestra vida.

Todo esto conlleva a una saturación de la red en cuanto a información y ruido, y por lo que se busca, cada vez con mayor afán, una forma de mantener una conexión estable y lo más rápida posible.

Y para ello hemos dirigido la mirada hacia el campo cuántico, una especialidad de la física que nos permitiría alcanzar velocidades muy parecidas a la de la luz y en la que se podrían encriptar una mayor cantidad de datos.

Base del internet cuántico

qubits-aselcom-blogPero no solo los físicos se ven inmersos en el estudio del estado cuántico para llegar a convertir en operativo este sistema de comunicación.

Lógicamente empresas privadas u organismos gubernamentales de distintos países han comprobado el salto que se daría al poder concretar este tipo de internet.

Comenzaría como un elemento al alcance de las empresas, que son las más interesadas en este tipo de internet, no solo por la velocidad de conexión, sino también por la seguridad que implicaría tener una red con este tipo de conexión.

Aunque aún está en fase de desarrollo, ya que se trata de un proyecto multidisciplinar que abarca diferentes ramas, desde los propios físicos, hasta desarrolladores de hardware y de software, los tiempos se van reduciendo y quizás sea posible antes de lo que pensamos.

Pero para ello, lo primero que hay que conseguir, es conectar varios dispositivos diferentes a través de uno de los elementos más pequeños que se conocen, los fotones.

¿Y qué harían estos fotones? Pues serían capaces de transmitir grandes volúmenes de información de la distancia necesaria, a una velocidad igual o superior a la luz. Con este tipo de conexión, las posibilidades de cara aplicaciones pueden ser enormes, ¿verdad?

Y realmente, ¿Cómo se enviaría esa información a través de la red?

Si tienes un poco de conocimientos de informática, sabes que la codificación actual es binaria, es decir, a través de unos y ceros. Sin embargo, en el internet cuántico, esos pares de unos y ceros se superponen aumentando exponencialmente la cantidad de información que se puede enviar.

Por lo que, en la computación cuántica, esos unos y ceros, que son los bits, serán los fotones y los electrones, por lo que se pueden aprovechar todas sus características para poder utilizarnos para enviar información.

Estas “nuevas” partículas se le denomina bit cuántico o qubit, y se han convertido en la base de este tipo de computación y por lo tanto de base para construir un internet cuántico.

Para todo ello, existen dos fenómenos que son claves para que se pueda realizar

Claves de este nuevo internet

Superposición: Pongamos que un qubit es un electrón dentro de un campo magnético, al que se encuentra alineado. Dentro de ese campo, el electrón está en giro hacia arriba o hacia abajo, llegando a un momento en el que se puede comportar como si estuviera tanto subiendo como bajando, a la vez. Esto quiere decir que cada qubit puede tener un valor de 0 y 1 a la vez.

Entrelazamiento: Si dos partículas han interactuado alguna vez, mantienen o recuerdan esa conexión, por lo que pueden volver a interactuar en cualquier momento. De hecho, cuando interactúan, una gira en un sentido, mientras que la otra lo hace en sentido contrario. Así que si sabemos la dirección de giro de uno de estos pares, podemos conocer la dirección de su par.

reducir-distancias-aselcom-blogY en este tipo de interrelación, la distancia no es un problema, ya que la conexión la hacen instantáneamente, sin tener la limitación de la velocidad, ya que llegan a superar la velocidad de la luz.

La combinación de estos dos fenómenos son lo que hacen posible multiplicar exponencialmente la capacidad de procesamiento y de envío y recepción de información. De esta forma, si normalmente se registra una de las cuatro combinaciones binarias, gracias a este tipo de computación los qubits almacenan los cuatro valores a la vez, por lo que al aumentar la cantidad de qubits la capacidad se eleva de forma exponencial.

Y esto no implica solo el aumento de velocidad, sino que también se reducen latencias y el ping de respuesta de las conexiones.

Aunque quizás donde mayor rendimiento se puede obtener a día de hoy se vería en la seguridad en las comunicaciones. Gracias a ella se podrán realizar cifrados cuánticos que prácticamente será imposible de descifrar y por lo tanto de robo de datos.

Eso sí, el salto a este tipo de internet, se haría de forma progresiva, y en un principio la forma tradicional de conexión tendría que convivir con esta nueva forma de conectarse. Lógicamente se abriría primero para empresas, y poco a poco se implementaría para el usuario medio.

Aunque parezca una idea sacada de una novela o película de ciencia-ficción, es uno de los proyectos en los que muchas empresas y gobiernos ya están trabajando, como por ejemplo la NASA.

¿Crees que su implementación llegaremos a poder disfrutar?

Comentarios

comentarios

Back To Top