Loader

Cuidado con lo que hablas, escribes y compartes en un grupo de Whatsapp

Cuidado con lo que hablas, escribes y compartes en un grupo de Whatsapp - Blog - Aselcom

Hoy en día, nuestra vida cotidiana no puede ser imaginada sin la posibilidad de la comunicación móvil. En los teléfonos inteligentes, especialmente la comunicación basada en texto como el servicio de mensajes cortos (SMS) y la mensajería instantánea móvil son utilizados por una gran parte de la población.

Actualmente, WhatsApp es la aplicación de comunicación más popular en el mundo con alrededor de 700 millones de usuarios activos mensualmente, seguido Facebook Messenger, que es utilizado por más de 500 millones de usuarios. La ventaja sobre el SMS tradicional es que los servicios son en su mayoría gratuitos y no sólo los mensajes de texto sino también los archivos multimedia como los videos, las imágenes y los mensajes de audio que pueden ser transmitidos fácilmente. A diferencia de los SMS, Whatsapp utiliza Internet para intercambiar mensajes.

Así pues, la comunicación de este tipo aumenta el tráfico de Internet y supone una gran carga para las redes móviles. Por lo tanto, estas aplicaciones y su uso tienen que ser investigados para manejar eficientemente el creciente tráfico y proporcionar una gestión adecuada de los recursos celulares.

Una de las características más populares de Whatsapp es el chat en grupo, ya que permite a los usuarios comunicarse en un grupo con hasta 100 miembros. A diferencia del chat regular, un mensaje en un grupo tiene que ser transmitido a múltiples destinatarios, y así, multiplica el tráfico en la red. Con el fin de desarrollar nuevos mecanismos, que hagan frente de manera eficiente al aumento del tráfico, pero también garantizan una alta satisfacción de los usuarios. Es necesario entender el grupo de comunicación en detalle.

La mensajería en grupo mejora los aspectos sociales y de ocio de la comunicación. Los participantes usan la mensajería de grupo para aproximadamente con los mismos propósitos que los mensajes de uno a uno. Sin embargo, al analizar el volumen de mensajes, se hace evidente que los participantes envían un número significativamente mayor de mensajes en grupos que en conversaciones individuales.

Hay mucha controversia con la utilización del Whatsapp y todo lo que compartimos a diario en esta app. Hace ya tiempo que han salido a la luz noticias de filtraciones de conversaciones muy comprometidas para usuarios de algunos chats individuales y grupales.
De todo esto es lo que vamos a estudiar sobre la legalidad de lo que se habla y comparte en los grupos de Whatsapp.

Son muchas las dudas que tiene el usuario sobre lo que sucede cuando se filtran conversaciones, si depende del contenido, si eres incluido en un grupo sin tu consentimiento, si gana el que lo filtra o el que denuncia. Veremos todo aquí.

En cuanto a la duda de si hay en vigor alguna ley que regule la filtración de conversaciones por Whatsapp, vemos que los que dan el servicio no tienen unas regulaciones propias y por eso no están sujetos a controles administrativos. Pero si es verdad que hay cinco diferentes derechos regulados que sí tienen que ver como son el de imagen, el de honor, el de intimidad, el de protección de datos y el de secreto de comunicaciones. Hay un marco legal establecido para proteger la privacidad y la intimidad de estas conversaciones, pero está bastante difuminado.

Está claro que whatsapp es un servicio de comunicación entre personas concretas y de forma privada. Y su uso debería ser solamente ese. En un grupo con más o menos gente no hace que sea menos privado y no debería ser considerado como algo ilegal.

Aunque las leyes sobre protección de datos hacen que sí lo sea si se comparte información personal sin autorización, que llevarían sanciones estipuladas por la Ley Orgánica de Protección de Datos. Si encima la información compartida dañara la reputación o afectara personalmente a una persona, o si contuviera contenido íntimo podríamos reclamar una indemnización por el daño según prevé la Ley Orgánica de Protección Civil del derecho del honor, la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Y ahí viene la controversia entre saber si consideramos las conversaciones en grupos de Whatsapp como privadas o no. Aunque sean grupos grandes, no dejan de ser conversaciones privadas y aunque debieran estar reguladas nos olvidamos muchas veces de la parte jurídica al ser un medio tecnológico.

Otros pensamientos creen que no por cambiar el canal de conversación en grupo cambia el contexto de una filtración ilegal. Así que si tienes dudas sobre este tema de hacer público algún contenido de un grupo de whatsapp, seguirás teniéndolas, porque la mayoría de expertos sobre este tema llegan a la conclusión de que todo es muy difuso. Si estas en el grupo, en teoría no hay violación de secretos, pero depende del tipo de información que se haga pública, habría problemas legales si el contenido es personal, íntimo…

Se puede denunciar al difundidor si falta al derecho de intimidad, comunicaciones o protección de datos. Y podría por otro lado defenderse si la conversación es grabada o guardada y podemos constatar esa conversación que tuvo lugar. Siempre que no intervenga un tercero que afecte al secreto de comunicaciones.

Realmente todo dependerá del contenido y la relevancia de la conversación. Pueden ser datos sensibles o información íntima (enfermedades…) y podría recurrirse según la Ley Orgánica de protección al honor, intimidad y propia imagen. También pueden ser insultos, injurias que si son de excesiva gravedad se podrían denunciar si se ha hecho público fuera del grupo o el denunciante está en el mismo. Aunque si es un hecho notificado públicamente, permitiría dicha revelación.

Al final volvemos a concluir que la importancia de esas filtraciones es el contenido y la finalidad, y que aunque nos metan en un grupo sin permiso, no estamos libres de las obligaciones jurídicas oportunas.

WhatsApp se ha convertido en un importante medio de comunicación en muchas personas en su día a día tanto a nivel personal como profesional. Y debemos tener un uso moderado de todo lo que compartimos, sabiendo las limitaciones legales o las consecuencias que puede acarrear hacer público o compartir con terceros determinada información.

Back To Top